Nueve Grados Norte

9°56′N 84°4′O

9.933996, -84.079084

Chepe, permítame unas preguntas:

Al menos durante la experiencia fotográfica, percibir es un diálogo, no con el objeto, sino con el propio presupuesto con el que se confronta. Como a un enunciado sin pretexto, se aborda desde un acto de fe, sujeto al discurso con el que se presenta, y a través del cual sufre el trámite de expectativas; el pleito no es con la materia prima, se da dentro de nuestra propia caja de herramientas.

Continue reading “Chepe, permítame unas preguntas:”


120 centímetros

Tocar es ser tocado. De los recursos con los que intentamos dar sentido a nuestra presencia, la piel es el órgano a través del cual buscamos dar forma a lo inmediato desde la nuestra. No existe otro espacio así de instrumental dentro de la cuadrícula citadina como la acera; en el cual y desde el cual es posible conjurar la materialidad de la ciudad vivida, vertida alrededor de casi todas las cuadras del casco central de San José (1). A diferencia de los bulevares, en la acera se manifiestan fenómenos más sutiles, efímeros y rotundos. Y aunque el considerar la ciudad como una categoría social es peligroso (2), al menos para este ejercicio de interrogantes, vale la pena trabajar a partir de una metonimia así de íntima. Continue reading “120 centímetros”


Tras la pared respira gente

“… pasado dicho término, no lo habiendo cumplido, se pasará por mi propia persona y la custodia correspondiente a sacar y poner a servir las mujeres viudas y solteras y los muchachos a oficios públicos bajo escritura, y los que fueren casados se destinarán, unos o poblar a Esparza y otros a los arrabales de dicha ciudad, procediendo, antes del destierro aplicarles la pena corporal que por derecho está prevenida para castigo e inobedientes, a más de quemarles los ranchos o bujías”

Las anteriores palabras de aliento aparecieron publicadas en enero del año de 1755 a petición del gobernador Tomás López del Corral, como parte del bando con el que se ordenó que dentro de un plazo no mayor a 40 días se poblaran las tierras de la Boca del Monte alrededor de la nueva iglesia de San José (donde se encuentra ubicada hoy la tienda Scaglietti); 18 años después de su fundación y ya resueltos los problemas de abastecimiento de agua, la gente ya visitaba esta iglesia para cumplir con sus obligaciones litúrgicas, pero como se afirmó en un momento (según lo escrito por Cleto González Víquez), a esta gente le parecía ilógico abandonar completamente la inversión hecha en tierras y haciendas, pues prefería vivir en lo suyo en lugar de concentrarse en comunidad para “llevar vida de civilización, en política cristiana”.

Aunque finalmente la villa se pobló y con los años creció en infraestructura y gentes, una pregunta similar, aunque con otro cariz institucional, valdría la pena formularse hoy ante una no tan nueva coyuntura. ¿Qué con Chepe, se fue el agua otra vez? Continue reading “Tras la pared respira gente”


dos ruedas de café

La mañana de ese lunes su mayor preocupación no era ni la reacción de los candidatos ni mucho menos la resaca política en redes sociales: votó por uno el domingo y lo haría en segunda ronda por otro, punto; lo que él todavía se preguntaba era por qué, aún recordando que su abuela pagaba 80 centavos de alquiler de casa y tiempo después su madre 400 colones, y no habiendo hecho viaje más lejano en su vida que una corta visita al desesperante calor guanacasteco, su cédula de indentidad empezaba con un 9, número ficticio que le hizo pasar congojas el día que fue a renovarla para votar. Continue reading “dos ruedas de café”